ZH

 

Zero Hora

Últimas notícias

Carregando...

/

ESPORTE PARA TODOS!

 

OUÇA - A VIDA DE WILSON SILVA

terça-feira, 5 de abril de 2016

Una cuestión de 'nueves'

Luis Suárez, el '9' del Barcelona, voltea el encuentro 
tras una primera parte en la que el protagonista fue 
el '9' rojiblanco: Torres marcó y luego fue expulsado

Luis Suárez volteó un partido de altísimo voltaje (2-1), en el que el Atlético se adelantó y fue mejor mientras jugó con en igualdad numérica. Marcó Torres y luego el 'Niño' se pasó de vueltas y dejó a su equipo con diez jugadores. 

En superioridad y con el marcador en contra, el Barcelona agobió y asedió a su rival, que pidió la hora a gritos. El empuje azulgrana se saldó con dos goles de Luis Suárez, un animal del área que se jugó la expulsión unos minutos antes del segundo tanto. 

El doblete del uruguayo da ventaja al Barcelona, pero el Atlético, después de todo lo que sufrió, salió con vida del Camp Nou, y eso no es poco. 

Hay mucha eliminatoria y en el Calderón habrá 55.000 almas empujando al cuadro rojiblanco. Se disputaron los primeros 90 minutos, pero la batalla dura, al menos, 180. Mandó Simeone un mensaje desde la alineación: quería marcar un gol en el Camp Nou como fuera. 

El Cholo dio carrete a Carrasco sacrificando a Augusto. Sorprendió la osadía, pero Simeone ha dicho más de una vez que el partido que marca una eliminatoria es siempre el primero y tenía claro lo que quería, asestar un golpe. 

El plan no era muy diferente al de siempre, porque defendió con todos y fue un bloque granítico en defensa, pero contó con más balas para soltarse arriba. Y logró su objetivo, porque el primero en golpear fue Fernando Torres. 

Después de que Neymar rozara el gol en un cabezazo, el 'Niño' aprovechó un gran pase entre líneas de Koke para batir a Ter Stegen con un disparo que se coló entre las piernas del meta alemán. El 'Niño', ángel en esa acción, fue demonio minutos después. Vio dos tarjetas amarillas en seis minutos, primero por una entrada a Neymar, y más tarde midió muy mal ante Busquets, al que arrolló. 

Los jugadores del Atlético se comieron al árbitro y Simeone se desquició con aspavientos, pero lo cierto es que Torres se equivocó yendo de esa manera con una amarilla. A partir de entonces, para el Atlético el partido fue una cuestión de resistencia, de salir vivo del Camp Nou. Antes de esa acción, el Atlético estaba cómodo en el coliseo azulgrana y Ter Stegen tuvo incluso que meter la mano para evitar el 0-2 de Griezmann. El Barça, en superioridad numérica y acuciado por el resultado, se desató en el segundo acto. Con los 10 jugadores de campo en los últimos 30 metros, empotró al Atlético contra su área y empezó a crear serios problemas a su rival. 

En los primeros diez minutos contó cuatro ocasiones: una chilena de Messi que se fue por centímetros, un latigazo de Neymar al larguero, un cabezazo del brasileño a las manos de Oblak y un disparo de Messi que repelió el esloveno. El ritmo de balón era más alto, pero con todo y con eso, enfrente había un rival que luchaba por cada metro, como siempre. En el Atlético, varios hombres hicieron un trabajo impagable. Godín lideró como siempre y a su lado Lucas sacó una nota altísima. 

Era un partido complicadísimo para el chaval, con 20 años, poca experiencia en la elite, en el Camp Nou y con el Atlético en inferioridad. Mostró una personalidad prometedora. Filipe fue otro de los jugadores atléticos que jugaron un gran partido. El lateral brasileño frenó a Messi al inicio del encuentro (luego Messi centró su posición) y mientras el Atlético estuvo con once, dio continuidad a la posesión de su equipo. Cuando la tiene Filipe, el Atlético suele progresar. 

 El asedio azulgrana dio como resultado el gol de Luis Suárez. No fue un tanto limpio, pero el Barcelona lo celebró como merecía, con una gran liberación. En pleno acoso, Alves centró desde la derecha, Alba apareció, remató de aquella manera y aquello se convirtió en un pase a Luis Suárez, que marcó a placer. Para entonces, el partido sólo se jugaba en una dirección. El Atlético, extenuado, jugaba a minimizar los daños, a salir con la máxima vida posible y a creer en la magia del Calderón. El Barcelona entendió que la eliminatoria se podía estar jugando en esos minutos y continuó apretando, con Messi e Iniesta (probablemente el mejor del Barça) dirigiendo desde la mediapunta. 

El Barça logró desordenar de nuevo a la defensa del Atlético con una gran acción colectiva. Suárez, que pudo ser expulsado unos minutos antes por un manotazo a Filipe, abrió para la llegada de Alves y acudió a la zona de remate, donde cabeceó como una bestia del área el centro del lateral brasileño. Quedaba un cuarto de hora y el Atlético estaba en el alambre. Un gol más en contra le pondría en una situación casi crítica, pero una vez más salió el espíritu competitivo del equipo de Simeone, que salió con vida del Camp Nou. No se puso nervioso por verse remontado y supo ver que había un partido de vuelta. No era fácil gestionar mentalmente esos minutos, pero el Atlético lo hizo, ayudado también por los cambios de Luis Enrique, que sentó a Iniesta, Busquets y Rakitic, sus tres centrocampistas. No permitió el Atlético que el Barcelona le hiciera más daño y está en disposición de atacar la eliminatoria la próxima semana. 

La ventaja es del cuadro azulgrana, pero la distancia es de solo un gol. El partido del Calderón apunta a ser uno de los encuentros del año.
Resultado de imagem para marca españa logo
             PUBLICADO NO SITE MARCA/ESPANHA